Estrategias ante la crisis. Escrito en 2007


Y hay más. Después de explicar porqué España será deflacionaria en los próximos años, toca explicar ahora, ante este escenario, cuales son, a mi ver, las mejores estrategias para invertir, para los negocios y para las familias y particulares. 

En cuanto la deflación llegue, los tipos obviamente bajarán. Cuanto? La Fed ya los ha puesto a 1% y no le temblará el pulso para ponerlos a 0, tal como en los 30 y durante la II guerra mundial. El BCE se le seguirá (la deflación al principio será en Europa también, aunque durará menos) aunque no creo que llegue a ponerlos a 0. Quizás 1,5% sea el mínimo. Los tenedores de bonos anteriores a la deflación podrán sacar un buen pellizco ante esta bajada de tipos tanto a corto como a largo plazo. 

Una cosa menos agradable será la bajada de los beneficios empresariales (por otra parte escandalosos en muchos casos). Esto llevará a una caída acentuada de las cotizaciones (que ya está en marcha pero está lejos de terminar), pero solo en la transición. Una vez que estabilice el mercado financiero y termine la recesión, los beneficios volverán a crecer. Segun un modelo que hemos usado hace poco, una subida de 1% en el PIB provoca una subida de 3% en los beneficios (por eso han crecido entre el 10% y el 20% en los últimos años). Eso significa que si el PIB crece, digamos, 2% al año de media en la próxima década (menos de la mitad de la última) los beneficios crecerán cerca del 6% en términos reales a los que hay que restar el 1 o 2% de deflación lo que los deja entre el 3% y el 4% nominales, que no está nada mal. 

Así, las estrategias son: 

INVERSIÓN: 
- Bonos, especialmente durante la caída de tipos. Luego ya poco se puede ganar. Evitar los bonos basura. 
- Acciones de Utilities (eléctricas, gasistas, petroleras, telefónicas,...), ya que son más estables que las demás y no tan afectadas por la crisis. Algun banco puede ser también atractivo ante la perspectiva de futuras fusiones, pero esta apuesta es demasiado arriesgada. 
- Acciones en general, después de la transición a la deflación. Como ya hemos dicho los beneficios empresariales podran crecer entre el 3 y el 4% al año en deflación. Eso significa un crecimiento de la cuotizaciones entre el 4% y el 6% reales asumiendo una deflación entre el 1% y el 2% y que la razón P/E (precio de la acción dividido por beneficios) se mantiene constante. Si sumamos el 3% o 4% de dividendos llegamos a una cifra que no está nada mal. 
- Olvidense de la diversificación. Cuando las acciones caen en un pánico vendedor, caen todas, independientemente de que haya razones para ello o no. Esto no es una sorpresa. Cuando las cosas van bien, los inversores pueden concentrarse a analizar las diferencias entre países, entre sectores o entre empresas y apostar por las más atractivas. Pero en una crisis, los inversores apelan a la liquidez inmediata y venden todo al precio que sea, así que la supuesta correlación de mercados queda anulada por las interrelaciones entre los mismos. 
- Favorecer las nuevas tecnologías en detrimento de las obsoletas. Los sectores de ordenadores, electrónica y telecomunicaciones lleva años inmerso en un mercado sectorial deflacionario y no por ello se han hundido. En un contexto de deflación es cuando los buenos más se destacan y los ineficientes más se hunden. 
- No todos los sectores son afectados de igual manera por el bajo consumo. Los más afectados son las ventas de coches, los muebles de casa, el tabaco, los viajes de turismo, libros, moda, deportes y las cenas fuera. Los más beneficiados suelen ser el farmacéutico, turismo interno, la comida casera y el equipamento electrónico. Las marcas reconocidas y los productos de lujo o de alta calidad seguirán atractivas a los ojos del público. 
- Alejarse de los inmuebles. Tal como los coches devaluan el 10% anual hasta valer casi 0€ a los 10 años (que es más o menos cuando cuesta más el mantenimiento que el valor del mismo) también los pisos sufrirán el mismo destino. Se acabaron las inversiones y las revalorizaciones en el ladrillo. Segun un amigo arquitecto, una estructura de hormigón tiene una vida útil de 50 años aproximadamente, a partir de la cual los costes de mantenimiento son más altos que la construcción de raíz, de ahí que estimo que los precios de un inmueble caigan un 2% al año de media a medida que va avanzando la edad. Un piso de más de 50 años valdrá prácticamente 0€ (tal como un coche con 10), dado que saldrá más caro el arreglo que tirarlo y hacer uno nuevo. 
- Alejarse de los bienes de coleccionismo. Estos bienes son un buen refugio en un contexto de inflación pero dudo que puedan aguantar la deflación. Yo mismo coleccionaba monedas (hasta que llegó el euro), pero lo veo como una distracción y no como inversión. Cuadros, monedas, sellos, muebles del siglo XVIII, entre otros perderán valor con la deflación. 
- No endeudarse. Al igual que la compra de casas más grandes y más caras fue un buen negocio en los 80, dado que la inflación se comió la deuda muy rapidamente, una deuda es una enorme carga en un contexto de deflación. Mejor decantarse por el alquiler hasta que se vea una mejor estrategia. 


NEGOCIOS Y EMPRESAS: 
- Cortar costes y ganar productividad. Por motivos obvios, dado que subir precios es el camino hacia la ruina, cortar precios y aumentar la productividad es la única manera de sobrevivir. 
- Anticipar la deflación. Espere por la bajada de precios y retrasar las compras lo más posible. Cuanto más aguante, más capacidad de negociación habrá. El tiempo juega a favor. 
- Evitar exceso de capacidad. La capacidad de producción no utilizada es un gasto y una carga insoportable en muchos casos. 
- Reducir los inventarios en almacén al máximo. Preguntenselo sino a los vendedores de ordenadores que a principios de los 90 se han quedado con almacenes llenos de PC 286 sin vender. No se olvide que su stock pierde valor de día para día, y encima tiene que ir contabilizando esas pérdidas en el momento en que esas bajadas se producen independientemente de que se vendan o no. 
- Apueste por nuevas tecnologías, no viejas. 
- Apueste por volumen de ventas. Aproveche las economías de escala y recuerde que es preferible vender más y mantener la capacidad de producción al 100% y los inventarios en los huesos. 
- Desarrolle productos propios. Si es con una patente mejor aun. Estos productos son ajenos a la deflación. 
- Explote los nichos de mercado. Con la deflación, cuanto menos competidores en su mercado, mejor. 
- En commodities, al contrario del sector tecnológico donde los productos son altamente diferenciados entre las varias marcas, sea el productor más barato o retirese. No tiene la mínima posibilidad de sobrevivir si no es el más "low-cost". 
- Cuidese del proteccionismo. Con la victoria de Obama en EEUU y la crisis mundial el proteccionismo crecerá y la globalización sufrirá una "parada técnica". Verifique si hay riesgo de que esto ocurra en su sector, especialmente si se es un empresa de exportaciones o importaciones. 
- Preparese para más devaluaciones competitivas. Las turbulencias en el mercado de divisas y las devaluaciones decretadas por los países dependientes de las exportaciones se mantednrán por algun tiempo más. Sin embargo, la caída del Euro a largo plazo es muy improbable. 
- Centrese en su negocio. La diversificación es cuando hay exceso de liquidez y crecimiento de precios y beneficios. Deje eso para más tarde. 
- Aumente el servicio al cliente. Cuando se retrae el consumo es cuando el trato al cliente es más importante, ya que este tiene más por donde elegir y sus competidores le acosarán para ganárselo. 
- Reparta el riesgo con los trabajadores y ajuste sueldos a la baja. Con la inflación, si se comete un error con una contratación no hay problema. Con el tiempo ese sueldo quedará en línea con el mercado a base de subidas cero. Con la deflación la solución es pagar sueldos bajos y ofrecer un bonus por beneficios para compensar. 
- Cuanto más aguda sea la deflación, más altos serán los intereses reales (aunque las tasas nominales sean 0%). Evite las deudas, construa una buena base financiera para los malos tiempos y adáptese a los tipos reales altos. 
- No emitir bonos. Espere a que bajen los tipos para hacerlo en mejores condiciones. AUMENTE EL CAPITAL YA. Si espera demasiado puede que ya no tenga condiciones para emitir nuevas acciones ante el pánico vendedor de los inversores. 

PERSONALMENTE: 
- Espere a bajadas de precios antes de comprar. Ahora el tiempo corre a su favor, no tenga prisas, negocie, compare precios y consiga buenos descuentos. Esto no quiere decir que sea así con todo. Si le duele hoy la cabeza no espere a que bajen las aspirinas. Hay un limite de espera para todo. 
- Ahorre. En tiempos de vacas flacas y de deflación el efectivo es el que manda. 
- Reduzca el consumo. Son malos tiempos para los compradores impulsivos, ya que en este contexto la paciencia y la perseverancia son recompensados. 
- Evite los apalancamientos. Apalancamiento significa que gana 10 cuando el mercado sube 1 pero también que usted pierde 10 si el mercado baja 1. Endeudarse para invertir es un consejo que no debe dar ni a su peor enemigo. 
- Añada valor a su empresario/contratador. Si es un asalariado, asegurese de que el valor que crea a su empresa es superior a su sueldo, de lo contrario le forzarán a bajar el sueldo o le despedirán con indemnización (si no la quitan antes). En una deflación tener gente desocupada es un coste muy alto y su patrón lo sabe. 
- Las inversiones garantizadas pueden ser una opción, pero como ya he explicado, solo en un contexto de refugio, es decir, es mejor ganar 0% si la alternativa es perder 20%. Pero una vez se estabilice el mercado, la mejor alternativa probablemente vuelva a ser la bolsa. 

Y con esto he terminado. Son las 3h30 y menos mal que mañana tengo curso y puedo darme cabezadas sin perjudicar demasiado al rendimiento. Ufff... Espero que haya valido la pena.
Estrategias ante la crisis. Escrito en 2007 Estrategias ante la crisis. Escrito en  2007 Reviewed by SOLOCLIMA on 2:26 Rating: 5

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.